domingo, 22 de junio de 2014

Calabacines rellenos de verduras al estilo Raquel (Receta Apta para Vegetarianos)

El origen del calabacín no se sabe con certeza si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que si se conoce es que es un planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde hace mucho tiempo. Existen pruebas de que fueron consumidos por egipcios y más tarde por griegos y romanos. Sin embargo, fueron los árabes los que extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.
Los calabacines tienen un alto contenido en agua, lo que hace que sea una hortaliza de bajo aporte calórico. Además contiene fibra que ejerce un efecto de saciedad, lo que hace que se considere un alimento idóneo para las dietas de adelgazamiento, facilita la digestión, es diurético y regula la función intestinal.
Lo más destacado, para mi, de los calabacines, es que contribuyen a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control del nivel de azúcar en sangre en las personas que tienen diabetes.
Se pueden preparar de infinitas maneras, a mi particularmente me gustan en consomé, rellenos y crudos en ensalada.



  • Ingredientes para 4 personas:                   


2 Calabacines medianos          
2 Cebollas                                            
1 Pimiento Rojo                                
Aceite de Oliva                                
Queso Cheddar                                
Nuez moscada y Pimienta molida
Harina
Mantequilla
Leche
Sal



  • Elaboración:


  1. Según sean de grandes los calabacines los cortáis en 3 ó 4 trozos. Los vaciáis con ayuda de una cuchara o sacabocados con cuidado de no romper las paredes del calabacín ni la base. A continuación los cocéis con abundante agua y sal en una pota unos 5 minutos y seguidamente los pasáis a un bol con agua fría.
  2. Picamos todas las verduras y toda la carne del calabacín que hayamos sacado y pochamos las cebollas en una sartén con un poco aceite de oliva, y después añadimos el pimiento rojo y por último la carne del calabacín, rectificamos de sal y rellenamos los calabacines.
  3. Preparamos una bechamel (yo la suelo hacer ligera, que no quede muy consistente) suelo hacerla a ojo pero para que os hagáis una idea en una pota, a fuego suave, ponéis 50 gr de mantequilla y cuando se derrita se añaden 50 gramos de harina, mezclamos bien con una varilla y luego le váis añadiendo poco a poco la leche mientras no paráis de mezclar con la varilla para que no se pegue, hasta que coja la consistencia que queramos. Para hacer una bechamel la leche tiene que estar caliente, pero yo lo suelo hacer así. Una vez vaya cogiendo la consistencia deseada le añadimos un poco de pimienta molida, nuez moscada (no se debe abusar de esta última porque tiene un sabor fuerte que de echar demasiado puede resultar desagradable al gusto) y sal.
  4. Una vez lista la bechamel echamos un poco en la base de una bandeja de cristal de horno (o cualquier otro recipiente para horno que tengáis), colocáis los calabacines y vertéis encima el resto de la bechamel. A continuación ralláis por encima de la bechamel queso cheddar, pero también queda muy rico el queso grana padamo.
  5. Seguidamente introducimos la bandeja en el horno a media altura o algo menos y lo calentamos 10 minutos a 200ºC o si véis que vuestro horno calienta mucho lo ponéis a menos temperatura. Al finalizar ponéis modo gratinar y cuando veáis que queda tostadito el queso, retiráis del horno y listo para comer.

NOTA: el relleno para los calabacines puede variar según lo que queráis, en vez de verduras podéis rellenarlo de carne, gambas o pescado como por ejemplo atún o bacalao, ... eso ya según el gusto de cada uno. Espero que os guste.

Bon appetit!!

Publicar un comentario