miércoles, 3 de junio de 2015

Crêpes rellenos al estilo Raquel (Receta Apta para Vegetarianos)

     
       Los crêpes se creé que son de origen celta, de los celtas que llegaron a las costas del mar tenebroso , mucho antes de que al Camino de Santiago se le conociera por ese mismo nombre.  El Camino de Santiago siempre ha sido una forma de intercambio de culturas y costumbres, sobre todo europeas, por lo tanto cabe destacar que hubo muchos intercambios de origen gastronómicos. Lo que en Francia se conocen como crepês, en Galicia son filloas o en Asturias, frixuelos (aunque estos últimos no son del todo iguales a los anteriores). Todas ellas tienen origen celta, con lo cual estaríamos hablando de una receta realmente antigüa que con el paso del tiempo se ha ido modificando.

Los ingredientes pueden variar, pero siempre se parte de la misma base de huevos, harina y leche, aunque en algunos casos la leche se sustituye por caldo e incluso se puede añadir sangre de cerdo, aunque esto ya está mas en desuso. Pueden ser tanto dulces como salados y estar rellenos tanto de cremas o elaboraciones dulces, como de verduras, mariscos, carnes, pescados, legumbres... Eso al gusto del comensal.


La receta que a continuación os dejo es muy fácil de hacer. El relleno, queda probado, que le gusta hasta a aquellas personas que no son muy fans del queso de burgos ni las espinacas. Están muy buenos. Os recomiendo que probéis a hacerlos.



  •  Ingredientes para unos 10 crêpes:

30 gr Leche Entera o Agua
3 Huevos
70 gr Harina
30 gr Mantequilla
1 Cucharadita de sal
1 Bolsa de Espinacas Frescas y listas    para cocinar
250 gr Queso fresco
1 Huevo
Pimienta Negra
40-50 gr. Mantequilla para freir los crepês
Aceite de Oliva
1 pizca de Sal


  • Elaboración:
  1. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y pochamos las espinacas con una pizca de sal, pimienta negra y albahaca, estarán listas en pocos minutos. Mientras están las espinacas, picamos el queso fresco y mezclamos todo lo anterior con un huevo. Reservamos.
  2. Para la masa de crêpes, en un bol echamos la harina tamizada junto con la cucharadita de sal. Hacemos un volcán y en el centro vertemos  la leche o el agua. y vamos mezclando desde el centro y añadiendo los huevos. Una vez esté homogénea añadimos los 30 gr. de mantequilla derretidos y no la tocamos más. Reservamos la masa.
  3. Ponemos en un bol un poco de mantequilla para freir los crêpes en una sartén, la derretimos en el microondas en el programa de descongelar para que no queme, unos pocos segundos.
  4. Ponemos la sarten a fuego no muy alto, añadimos un poco de mantequilla derretida (volviendo a echar en el mismo bol el exceso de grasa), cogemos la masa de los crêpes y vertemos en él la cantidad exacta para que cubra el fondo de la sartén. Deben quedar finos, para poder hacer los paquetes con el relleno reservado.
  5. Para saber cuando están listos, se fríen unos 30 segundos y cuando veamos que se despegan los bordes y comiencen a levantarse, se les dá la vuelta con ayuda de una lengua. Con esperar unos 20 segundos listo. A medida que las vamos haciendo las vamos apilando en un plato para que mantengan el  calor.
  6. Para hacer los paquetes, por un lado tenemos que batir un huevo en un cuenco (para pintar). A un lado del crêpe ponemos un poco del relleno y doblamos el borde para taparlo. Pintamos la parte restante del crêpe con la mantequilla ayudándonos de un pincel. Doblamos los bordes hacia dentro y los enrollamos sellando con más huevo la solapa final para que quede bien sellado. Para que os hagáis una idea, deben quedar como los rollitos de primavera de los restaurantes chinos y si nunca habéis ido, buscarlos por google.
  7. A la hora de freírlos debemos echar abundante aceite en una sartén y cuando el aceite esté bien caliente se van friendo siempre con los lados de la solapa hacia abajo. Dos minutos por un lado y al darle la vuelta esperamos a que doren por igual. Los sacamos y los ponemos a escurrir en papel absorvente (de cocina) y listos.


NOTAS: Aunque penséis que el relleno no va gustar, yo he hecho la prueba con personas que decían que no les gustaba el queso fresco ni las espinacas y ellos mismos se sorprendieron del sabor y les gustó mucho. Eso sí, la confesión, después de que los comieran :p

Los crêpes a la hora de freirlos podéis rebozarlos con huevo, eso al gusto de cada uno.



Bon appetit!!!

Publicar un comentario