lunes, 22 de junio de 2015

Tarta de Queso y Arándanos al estilo Raquel


El pastel de queso es uno de los postres más comunes del mundo, y quizás, uno de los más antigüos en los que se utilizaban lácteos diferentes de la leche. Se cree que fue un plato muy popular en la Antigüa Grecia. 

Se considera que formó parte del menú que degustaron los atletas de los primeros Juegos Olímpicos de la historia (año 776 a.de C. ). Esta especie de torta o pastel fue abriéndose paso por toda Europa después de que los romanos conquistaran Grecia.
 
Pese a estos datos, la fabricación de queso se remonta hasta los 2000 años a.de C. , ya que se han encontrado moldes de queso que datan de ese período.

La tarta de queso se puede elaborar de diversas formas. En este caso la receta que os presento a continuación no precisa de horno y es muy sencilla. Es una elaboración suave, fresca y muy rica.



  • Ingredientes para un molde de aluminio de 1 litro:

1 Paquete de galletas María                        
70 gr Mantequilla 
200 gr Queso tipo Philadelphia           
50 gr Leche Condensada                                        
60 gr Azúcar
250 gr Nata                                                   
6 gramos de hojas de gelatina neutra                                 
Mermelada de arándanos

  • Elaboración:
  1. Se trituran las galletas y se derrite la mantequilla. Lo mezclamos todo, lo ponemos en el molde de aluminio de 1 litro, cubriendo bien la base y lo metemos 10 minutos en la nevera para que endurezca.
  2. Hidratamos la gelatina 10 minutos en un vaso con agua del grifo (no caliente).
  3. Hervimos la nata, con el azúcar, la leche condensada y el queso. Cuando esté todo bien mezclado añadimos la gelatina, apartamos del fuego y con una varilla removemos bien hasta que se disuelva del todo la gelatina.
  4. Verter la mezcla con cuidado en el molde con la base de galletas y lo introducimos nuevamente en la nevera unas 5 horas para que cuaje bien.
  5. Por último, una vez cuajada la mezcla, añadimos la mermelada por encima, al gusto, que cubra la tarta y listo.
  6. Se conserva en la nevera y a la hora de comerla la sacamos 5 minutos antes.
NOTA: Antes de verter la mezcla con la gelatina ya diluida en el molde con la base de galletas, podéis dejarlo enfriarla un poco para evitar que se deshaga la base y queden tropiezos de galleta por medio de la tarta.

Bon Appetit!!!


Publicar un comentario